Conectarse

Recuperar mi contraseña





































Amaranth
KHAcademy.:Magatsu World:.Foro RPG NarutoLeague of LegendsPhotobucket Bleach: Shadow Of Seireitei Foro RPG Naruto Foro de rol +18 - Historias originales - Hentai, Gore, y mucho mas

Revisión programada: 01/04/2015, si su banner fue borrado por error, pueden informarnos y lo añadiremos en menos de 24 horas. Revisen en portal, quizás su banner pudo haber sido movido de lugar.
Hermanos: 2/20; Élite: 27/50
Últimos temas
» Una sugerencias-Revivir
Dom 22 Mar 2015, 12:29 pm por Sciffer

» Hola a todos, Me presento
Mar 17 Mar 2015, 8:20 pm por Ichigo Kurosaki

» Hola a todos!:D
Lun 16 Mar 2015, 9:50 pm por Ichigo Kurosaki

» Cambio de botón-Elite-La Pluma y la Ficción
Jue 12 Mar 2015, 1:49 pm por Ichigo Kurosaki

» Magnetic {Normal - Nuevo}
Jue 12 Mar 2015, 1:33 pm por Ichigo Kurosaki

» Problema con botón de afiliación élite
Jue 12 Mar 2015, 1:28 pm por Ichigo Kurosaki

» Alternia-Sgrub [CONFIRMACIÓN ÉLITE]
Jue 12 Mar 2015, 12:54 pm por Ichigo Kurosaki

» Deux ex Heros : Nuevo foro de rol futurista [Afiliacion Normal]
Jue 12 Mar 2015, 12:52 pm por Ichigo Kurosaki

» Loving Pets (Afiliación Normal - Confirmación)
Jue 12 Mar 2015, 12:43 pm por Ichigo Kurosaki

» Leek
Lun 09 Mar 2015, 7:30 pm por Thibaut

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Dom 10 Abr 2016, 7:09 am.

Ficha de Takeshi Sendo (Hades)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Takeshi Sendo (Hades)

Mensaje por Takeshi Sendo el Lun 29 Dic 2014, 9:05 pm

NombreTakeshi Sendo (Hades)
Pero si yo desaparezco.. ¡Desaparecerá también el mundo que yo creé!. El infierno, los Campos Elíseos... ¡Todo!...
— A Athena
Datos Básicos
Apodo: -
Sexo: Masculino
Edad: 19 años (Edad cronológica de su avatar)
Raza: Dios del Inframundo
Procedencia: Inframundo/Olimpo
Estado: Vivo
Descripción Psicológica
Es un Dios que quiere eliminar a la raza humana mediante la oscuridad. Es arrogante, orgulloso, manipulador, sádico y justo. Cree que la muerte es la auténtica salvación para los humanos que han cometido muchos pecados. Es un Dios que imprime justicia para aquellos que realmente lo merecen, no tiene piedad por nadie y sólo busca el total equilibrio entre la paz y el respeto. Además, posee un humor bastante sarcástico.
Historia

Parte 1º (etapa humana)


**Las grisáceas cabras pastaban en los verdes campos, cobijadas por blancas montañas; detrás, el fresco mar bañaba la costa dorada. El sol se ocultaba en el horizonte haciendo estallar en fuego el antes azul cielo.

Es tiempo de cosecha, rotación de tierras y replantado de frutas y verduras. Estas tareas son tal vez las más importantes que tiene para realizar. Si la cosecha moría también él estaría muerto así como la nave que lo transporta, finalizando su misión sin éxito.

Su trabajo consistía en controlar el correcto flujo de combustible vegetal a los motores de las máquinas del campo, la deshidratación y capsulación de los alimentos así como el estado del curso y escritura de bitácora de viaje.

Todo este trabajo le dejaba poco tiempo para pensar en la Tierra que dejo atrás. Ya no recordaba si tenía familia, si alguna vez amo o si lo amaron. Recordaba si el despegue, la presión en los ojos, la falta de aire. El ruido ensordecedor de la muchedumbre preguntando los precios en las ferias, las eternas discusiones sobre la existencia de Dios y el extremo final del universo. Lo único para lo que estaba preparado era para salir de allí cuanto antes.

Los atentados terroristas, perpetrados por la unión católico-musulmana, no retrasaron el despegue, la falta de aire, la presión en los ojos, el ruido ensordecedor. El silencio eterno del espacio profundo, la eterna soledad.

En el poco tiempo libre que tenia leía sobre la Tierra que él quería vivir y preparaba su mente para salir de ese infierno, no se resignaba a olvidarla, aunque sabía que jamás la volvería a ver excepto en sus sueños.

Entonces de nuevo los campos, las montañas, el infinito azul del mar. Lentamente las nieblas del sueño se disipan dando lugar a las sombras de la cámara, de tenues luces amarillas, que lo contenía. Sí, había ingresado en una nave de criogenia, pensando que al despertar estaría en un mundo nuevo.

El sueño fue abruptamente interrumpido y las titilantes luces rojas lastimaban sus desacostumbradas pupilas. Estirando algunos músculos aún dormidos se incorpora y corre, raudo por los rojos pasillos de la habitación. En otra recámara, consulta la bitácora de viaje. Había sido despertado a los 2 años y 3 días de comenzado la criogenia, para su sorpresa no por fallo técnico.

La compu tadora tenía orden informar en cualquier momento si se cumplía la prerrogativa de la misión o si se encontraba algo que pudiera significar el destino final de la misma: el final del universo. Desconecto las luces de emergencia, que lo estaban enloqueciendo. Las máquinas de la nave estaban apagadas, sólo se escuchaba su corazón que le explotaba en el pecho. Los instrumentos marcaban algo al frente pero no podían identificarlo, así que decidió salir a verificar en persona.

El traje que portaba poseía la mejor tecnología de la época. se le podían acoplar un sinfín de herramientas controladas por electrodos conectados directamente al cerebro. Los brazos van cruzados al frente, sobre el pecho, esto maximiza los sentidos permitiendole oler, oír y sentir lo inimaginable.

Saltó al helado frío del campo y se deslizo hasta la proa, irguiéndose sobre ella. Al alzar la vista quiso reír, pero sus músculos faciales ya habían olvidado como hacerlo.

De izquierda a derecha, de arriba hacia abajo, el muro era infinito. No podía verse a través de el. Negro, opaco. Reflejaba las estrellas, que había dejado tras de si, pero no lo reflejaba a el ni a su casa. El muro era suave y helado como la seda. Tal vez fuera de vidrio o acrílico, pero mullido y acolchado como una gruesa frazada de invierno. Se arrastró por la eterna pared, descubriendo que no era tan eterna. Encontró aristas que formaban esquinas. Levantó la vista y en la negra inmensidad vio una pequeña ventana por donde se escurría un tenue rayo de luz.

Temeroso se arrastró por la pared. Pensaba que ese no podía ser el final, que debía haber algo más y él quería saber qué era ese "algo más". Se asomó tímidamente a la ventana. La sangre se congeló en sus venas al ver una sombra acercarse desde el otro lado. Retrocedió, tropezando con sus propios pies, cayendo en un rincón contra la suave pared. Los ojos desorbitados, fijos en la ventana. Aterrado vio como el muro cedía frente a él. De la luz surgieron varias sombras que lo alzaron. Lo colocaron en una especie de camilla, sujetándolo con fuertes correas de rayos cósmicos.

A partir de allí, su conciencia y razón comenzaron a disiparse. Su vida, su tan patética vida, había llegado a su fin, aunque al momento de cerrar sus ojos, esbozó una pequeña sonrisa. Su misión había sido cumplida.**

Parte 2º (etapa divina)


**- Ha de ser una tarde magnífica allí en la tierra. Seguro habrá paredes pintadas a manotazos de cal iluminadas de un reflejo púrpura. Tal vez se abra la ventana de un balcón que hacía tiempo no se abría y el ruido de los herrajes secos no llegue siquiera a importunar a los empleados de la morgue o a los piadosos sepultureros. Pero ha llegado el momento, después de tanto tiempo, mi alma podrá renacer. -

Tomó el cuerpo que le había sido entregado por unos súbditos, y la explosión de humo negro y grisáceo se hizo dueña de la escena. Estos súbditos miraban con mucha atención, como esperando la reacción de ese cuerpo. Y finalmente sucedió, las extremidades comenzaron a moverse, como abanicando el aire, y fue ahí que se dio lo que esa alma había pensado hace mucho tiempo. Sí, el Dios del Inframundo volvía a la vida.

Descendió. Si algo no defraudó sus convicciones fue que el infierno estaba abajo. Si algo no desmintió sus temores disfrazados de certezas que no lo inquietaban, fue que hacia allí iba.

Tomó unos ropajes que estaban situados al costado de donde él se encontraba, y empezó el trayecto. - El infierno es el olvido-, pensó dándole motor a una lógica que creyó irrebatible en algún pasaje de su mente. Descendió hasta que ya no pudo bajar más, o al menos dejó de percibir el descenso.

Si mucho le había costado imaginar las puertas del cielo, cuestión a la que dedicó quizás muy pocos pensamientos, más le había costado imaginar las del infierno luego de tantos milenios de sueño eterno. Las puertas infernales sí merecieron noches de desvelo, sin embargo, si eran esas, poco se asemejaban a la huella febril de su nunca vívido recuerdo.

No había remolinos de fuego abrasador, tampoco aldabas de hierro corroído colgando como últimas palabras de rostros indescriptibles. No deambulaban seres desmesurados en formaciones ni gestos. No había crudos alaridos desgarradores y taladrantes. Su garganta no sentía la presencia de vapores cáusticos, ni danzaban ante su impotencia diáfanas hembras bífidas de exuberante naturaleza.

Podría bien haber pensado que aquel lugar era una artimaña del decano de los reinos infernales; un requilorio infame de la burocracia de las cortes de Belzebú. Sin embargo no trató de reconocer el lugar por todo lo que no era; reconoció en esa llanura sin clima, sin tiempo, sin referencia, al infierno.

Al menos pretendió la presencia de sus Espectros, algún perro negro, una ráfaga de calor sofocante, que su nariz se conmoviera por el olor a azufre. Renunció a que ojos encendidos de muerte confirmen su sentencia, pero pretendió al menos una mínima consternación, un filo frío de humedad partiendo su espalda al medio.

Nada de eso pasó. Pensó en el rostro de quien llegando al paraíso hubiérase sentido unido a él por el mismo sentimiento. Si el infierno no era infierno (al menos como creía debía serlo), se regodeaba en su desazón la humana piedad de que el paraíso no fuera paraíso. Quizás su espera, y la espera de ese otro, sólo error extremo. Qué peor paga podría esperarse del pecado; la ignorancia absoluta, el siquiera reconocimiento de la fe, inesperada aunque latente, de un instante de insignificante arrepentimiento que constara en reconocer los momentos en que uno pudo quizás elegir.

Corrió una brisa de ninguna parte hacia la nada y siguió observando el nuevo infierno. Pensó en algo y lo olvidó; entonces volvió a pensarlo para volver a olvidarlo. Así cada breve pensamiento tenía el gusto del primero; nunca se enlazaban, era el mismo siempre efímero y circular. Nacía y moría, y seguido resurgía de la nada sin la memoria de haber existido.

Se encontró allí sin nombre y sin cuerpo, sin pasado ni futuro, sin relación alguna con lo que en la tierra llaman tiempo. Como un turista en medio de la soledad más absoluta, esperando sentir que el lugar se definiera de una vez, a lo largo de una espera que tenía demasiado en común con lo efímero para ser eterno y demasiado con lo eterno para percibir lo pasajero.

Un día le fue simple para comprender lo terrestre que parecía el infierno. Su descanso hizo añicos aquel trabajo que mantuvo en su pasado. Era hora de arreglar cuentas, era hora de rearmar su reino. Era hora de despertar las tinieblas desde lo más profundo del Tártaro.**
Código por Pyrite Wolf de SC
avatar
Takeshi Sendo

Zenis : 50
Guerrero Favorito : Hades
Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 29/12/2014
Localización : Inframundo
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Takeshi Sendo (Hades)

Mensaje por Ichigo Kurosaki el Lun 05 Ene 2015, 5:53 pm


Bienvenido al foro.
Recuerda realizar los registros correspondientes y colocar un avatar acorde con la imagen de un arrancar.
avatar
Ichigo Kurosaki

Zenis : 50
Guerrero Favorito : Ichigo Kurosaki
Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 18/04/2013
Edad : 29
Localización : Sociedad de Almas
Masculino


Datos Pj.
HP:
550/550  (550/550)
Level: 1
Experiencia:
0/100  (0/100)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.